FIRE-XEL es una combinación de láser de CO2 quirúrgico, láser de CO2 fraccional y un sistema de análisis de la piel.

La energía del láser CO2 penetra en la piel provocando un daño controlado que va a promover la regeneración de la misma y la formación de colágeno.
El sistema de análisis cutáneo proporciona los valores de tratamiento más adecuados para un tratamiento seguro y eficaz.
El láser CO2 es un dispositivo láser que emite una luz de una longitud de onda de 10.600 nm y cuya diana de impacto es el agua de los tejidos. Su aplicación sobre la piel produce la eliminación instantánea del agua tisular y la fulguración de la zona de impacto.

INDICACIONES
1. QUIRÚRGICAS:
Lo empleamos para la eliminación de lesiones cutáneas BENIGNAS:

  • Nevus melanocíticos compuestos e intradérmicos.
  • Lentigos solares.
  • Queratosis seborreicas.
  • Fibromas o acrocordones.
  • Pápulas fibrosas.
  • Hiperplasias sebáceas.

Es imprescindible conocer la naturaleza de la lesión ayudándonos de la dermatoscopia , para poder eliminarlas con seguridad.
Es el dermatólogo el especialista que debería realizar esta técnica.

PROCEDIMIENTO:
Dependiendo de la lesión, utilizaremos anestesia tópica (en crema), o infiltrada.
La zona quedará con aspecto de “quemadura» unos 7-10 días.
Los cuidados en los días posteriores serán curas con antiséptico y proteger la zona del sol.

2. CO2 FRACCIONAL:
Sus usos son:
– REJUVENECIMIENTO de la piel (“resurfacing”)
Es uno de los mejores tratamientos para tratar el fotoenvejecimiento : mejora pigmentaciones, arrugas, reduce el tamaño del poro, mejora la textura, mejora de la flacidez.
– Tratamiento de CICATRICES (de acné, por quemaduras o quirúrgicas).
– Tratamiento de ESTRÍAS.
Con la modalidad fraccionada, en vez de emitir un único rayo de luz, éste se divide en numerosos haces que impactarán dentro del área a tratar dando columnas de piel tratadas intercaladas con columnas de piel normal.
Esto permite aumentar la seguridad y la comodidad del proceso conservando la eficacia.
Es un láser más potente que los Fraccionales no ablativos, consiguiendo mejores resultados en menos sesiones.

PROCEDIMIENTO:
– El tratamiento es levemente molesto y solemos emplear crema anestésica que aplicamos 1 hora antes en consulta.
– Después del tratamiento existirá un eritema y edema en la piel durante 3/4 días y se formarán costras marrones puntiformes en la zonas tratadas que durarán 1 semana aproximadamente.
– En estos días habrá que realizar unos cuidados específicos y profilaxis del virus del herpes.

Recomendamos 1-3 sesiones, que se espacian 1.5-6 meses.
Se hará un tratamiento individualizado en cada caso.