La toxina botulínica (conocida popularmente como “BOTOX” )es uno de los tratamientos estéticos más demandados en la consulta.

¿QUÉ ES LA TOXINA BOTULÍNICA?
Es una proteína natural purificada que se inyecta, en pequeñas dosis, en las zonas donde existe arrugas de expresión para relajar los músculos faciales.
Gracias al tratamiento de toxina botulínica puedes conseguir eliminar o atenuar las arrugas y prevenir la aparición de las mismas.

Es tratamiento de elección para ARRUGAS dinámicas o DE EXPRESIÓN. (Son las arrugas que se forman al gesticular: entrecejo ,frente y pata de gallo).
El mecanismo de acción del Bótox no elimina el funcionamiento del músculo. Sólo impide que el nervio le diga al músculo que debe contraerse. Esta «orden» se hace a través de un neurotransmisor (acetilcolina). La toxina botulínica disminuye la liberación de acetilcolina, impidiendo de esta forma la contracción muscular.

Es un tratamiento MUY SEGURO, pudiendo incluso usarse en niños para el tratamiento del estrabismo.

    ACCIONES DE LA TOXINA BOTULÍNICA:
  • Relajar la musculatura de la frente, entrecejo y patas de gallo. Con ello vamos a suavizar los gestos fuertes que nos hacen parecer enfadados, tensos, tristes o excesivamente sorprendidos.
  • Elevar las cejas, lo que confiere una mirada y una expresión más alegre y relajada.
  • Prevenir el envejecimiento de la zona tratada, evitando la aparición de arrugas nuevas.
  • Tensar piel haciéndola más luminosa.
  • Estrías.Disminuir la secreción sebácea y de sudor.

No existe una edad establecida para iniciar el tratamiento y si el paciente desea conservar los efectos debe repetirlo cada 3-6 meses y es posible que en aplicaciones repetidas la dosis requerida disminuya.
El tratamiento aplicado por profesionales médicos experimentados consigue un aspecto NATURAL Y RELAJADO y un rejuvenecimiento del aspecto general de la cara.